• Música
More

    Porter – Las Batallas

    Guitarra percutida. Armonías. El enfrentamiento empieza. Porter pide respuestas desde la primera canción. “Quiero saber qué es el amor”. La banda explora la complejidad de las relaciones humanas y presenta preguntas mayúsculas a sus oyentes. Su tercer álbum de estudio es un caballo de Troya. En 46 minutos Porter ingresa en el territorio personal para introducir sus nociones sobre el amor, la muerte, el llanto, el entumecimiento, la soledad.

    Este álbum carece de un hilo narrativo. Cada composición es una lucha independiente y los personajes no están relacionados entre ellos. Lo que une a las 10 pistas contenidas en Las Batallas(2019) es la autorreflexión de los individuos que protagonizan las canciones. La ambigüedad de las letras permite que cada escucha sea original y adaptable a la situación personal de sus espectadores.

    Se habla de que “Las Batallas” debería estar a la altura de Moctezuma(2014) o superarlo. No entraré en este tema para permitir que este disco tenga vida propia. Cada lanzamiento tiene derecho a surgir y a ganarse su propio nombre, sobre todo cuando proviene de una banda tan versátil como Porter.

    Sintetizadores. Percusión electrónica. Hay batallas en el interior. Pensamientos que no se pueden controlar. El conflicto más evidente al que se enfrenta el álbum es la introspección. No me refiero exclusivamente a la explorada en las letras, sino a la que es exigida del oyente. “He sentido tu soledad cerquita de mí”, se expresa en “Bandera”. En “Pájaros” hay una guerra, muy común, entre la razón y la emoción: “no quiero estar vivo, tampoco muerto”. Este álbum acepta que la vida no es una dicotomía, acepta que en los enfrentamientos internos hay contradicción.

    El rock predomina, pero las barreras entre géneros musicales son difusas. Basta con prestar atención a “Chesko”, una canción psicodélica que incorpora sonidos electrónicos, batería marcada, una voz filtrada. Porter crea un ambiente opresivo. “Todo me infecta, no puedo soltarme”. El personaje en este tema nos dice que “ya verás cómo un día arreglo mi cabeza”. La ambientación musical encaja con el ahogo presentado en las letras.

    Desencanto. Repetición. Porter examina la tecnología de consumo en “Hombre Máquina”. En esta pista estudia cómo el humano se ha educado para repetir patrones durante su vida entera, algo que “aprendió en la escuela”. El personaje de esta canción no manifiesta ninguna sensación, excepto miedo. “Sergio se ha sincronizado”. Suena como un mini episodio de Black Mirror a la mexicana.

    Después del entumecimiento viene el dolor. “Cuando Lloro” es el título más destacado por su vulnerabilidad. Es una canción esencialmente acústica que es absorbida por la instrumentalización psicodélica, característica de Porter. Es un lamento sincero que se origina de una separación. La razón del llanto es simple, pero esto no significa que sea trivial.

    Y cuando lloro no es por nomás. Tan solo imploro verte llegar”.

    La claridad de letra en “Cuando Lloro” regala un respiro necesario después de “Hombre Máquina”. Es una canción catártica, líquida, muy necesaria para liberar tensión. Valida el llanto y la liberación que ofrece hacerle frente al dolor. Se vale chillar con esta.

    Para ya. Para ya. Para ya”. Es una melodía enérgica que exige autenticidad. Porter tiene toda la autoridad para exigir algo real. Musicalmente “Las Batallas” es impredecible y rico en instrumentación. La primera escucha es sorprendente. Reafirma su reputación de banda vanguardista y experimental.

    “Las Batallas” presenta enfrentamientos introspectivos. Los monólogos interiores de los personajes resultan humanos y es fácil empatizar con ellos. Este es uno de los atributos más destacados del álbum. No aspira a la perfección, pero está lleno de matices, instrumentos y emoción. Las preguntas autorreflexivas que surgen después de la escucha del álbum permanecen por mucho tiempo.

    De esto no queda duda: el rock latinoamericano está en buenas manos. El género tiene a una de las bandas más grandes en el frente de batalla.

    Destacados

    Un juego de seducción en el paraíso con Camelo

    Son pocos los artistas que se arriesgan y juegan el todo por el todo creando conceptos musicales que antes no se podían apreciar en...

    FOX THE KID – ESCAPARME

    Dakriz – No parará