• Música
More

    Un juego de seducción en el paraíso con Camelo

    Camelo con su disco Siete Minutos en el Paraíso(2019), presenta un sonido fresco, diáfano y tropical, lleno de metáforas y juegos de palabras. Una seducción entre el sonido y la intimidad.

    Son pocos los artistas que se arriesgan y juegan el todo por el todo creando conceptos musicales que antes no se podían apreciar en El Salvador. Camelo con su disco Siete Minutos en el Paraíso(2019), presenta un sonido fresco, diáfano y tropical, lleno de metáforas y juegos de palabras. Una coquetería entre el sonido funk de la guitarra y la audiencia, entre la potente voz de sus vocalistas y la intimidad del público.
    El título del disco hace referencia a lo efímero de la felicidad, sobre los amores pasajeros y las relaciones significativas. Los integrantes de Camelo en este trabajo musical juegan con sonidos y géneros tan variados como el funk, el pop, el swing y un rock más tropical.

    A primera vista el álbum se percibe como un trabajo relajado y con un discurso sencillo, sin embargo, a medida se va desarrollando la experiencia sonora, el disco adopta un discurso más contundente, cuestionando el ciclo de vida de una relación (o en el argot salvadoreño el encule por alguien) y como de repente se pasa de la coquetería al desamor. Cada sencillo va hilvanando una historia que se divide en dos actos, un encuentro entre la seducción de “Suavecito” y el desencuentro de “Ya no juegues con mi amor”.

    Es inevitable no relacionar la temática que ha trabajado Camelo con el último disco de Tyler The Creator (obviamente camelo lo presentó primero), IGOR y Siete Minutos en El Paraíso nos presentan un debate sobre lo difíciles que son las relaciones amorosas y sobre cómo es la experiencia de estar enamorado. En el caso del disco que nos atañe, es interesante resaltar como en la primera mitad el sonido es extrovertido y juguetón, con ritmos funk y swing que se ejemplifican con el track “On the Stand”, no obstante, después de “Swing de media noche” todo el ritmo y discurso cambia drásticamente, presentando un sonido más melancólico y reflexivo, esto queda claro con “Si tú estás aquí” donde la introspección impera.

    “NO ME HACE BIEN PENSAR QUE YA NO ME SIENTES COMO DECÍAS, HASTA EN TU PALPITAR LA PIEL ERIZADA NO PUEDE FINGIRSE, BESOS CON SABOR A UN TE EXTRAÑO, TANTA DISTANCIA A MÍ ME HACE DAÑO.”

    Sin duda alguna, el trabajo realizado por Camelo ha calado fondo en la vorágine musical del país, y vislumbra una nueva forma de hacer música, dando un respiro de los géneros a los que estamos acostumbrados a escuchar cotidianamente.

    Destacados

    Un juego de seducción en el paraíso con Camelo

    Son pocos los artistas que se arriesgan y juegan el todo por el todo creando conceptos musicales que antes no se podían apreciar en...

    FOX THE KID – ESCAPARME

    Dakriz – No parará